Enfermedad del punto negro

El “ punto negro”, el “mal seco” o “la seca”, la “enfermedad de los ojos
hinchados”……todas estas enfermedades tienen algo en común. Son nombres puestos
por los criadores de aves sin fundamento científico y donde se pueden incluir una
amplia variedad de agentes patógenos dada la similitud en las sintomatologías que
causan

.Los criadores ponen nombres a las distintas enfermedades que sufren y que se hacen
populares entre los compañeros de afición , englobándolas según algunos síntomas muy
similares entre ellas.

El caso del que hablamos es un claro ejemplo de ello. Podemos leer y leer sobre el
famoso “punto negro” y seguro que acabamos con la cabeza hecha un auténtico lío.
Unos dicen que si son coccidios, otros ….coliformes, protozoos……decenas de agentes
son los posibles causantes del dichoso “punto negro”.

Algunos veterinarios muy reconocidos afirman que esta enfermedad está causada por
determinados protozoos del género Isospora ( Isospora serini, más concretamente) y
últimamente se está hablando de la posibilidad de que el agente causal sea un tipo
especial de circovirus.

Tras muchas necropsias las cosas aún se presentan más liadas pues son muchos los
agentes patógenos vistos en los resultados obtenidos ( pichones donde solo aparece una
coccidiosis hepática y tienen el punto negro; pichones muertos por coliformes y con el
punto negro…y otros muchos casos más de los que se podría hablar). Con todo ello
debemos de tener claro que cualquier agente parasitario , vírico, fúngico o bacteriano
puede causar esta mal llamada enfermedad, todos estos agentes actúan de la misma
forma, dañando el hígado , el cual sufre junto a la vesícula biliar un proceso de necrosis
( muerte celular ) y autolisis cuyo resultado es el oscurecimiento del hígado( punto
negro) lo que acontece en poco tiempo después al fallo hepático-multiorgánico y la
posterior muerte del ave.

Ante la falta de un buen diagnóstico veterinario del agente causal de la enfermedad y su
correcto tratamiento , los posibles tratamientos deben intentar combinar antibióticos de
amplio espectro, antiprotozoarios , antimicóticos , polivitamínicos y un excelente
protector hepático y solo así solucionaremos el problema.

No obstante, si no queremos llegar a padecer este signo de enfermedad ( pues muchas
veces es demasiado tarde) debemos preparar a nuestras aves antes de la cría con los
tratamientos recomendados por nuestro veterinario de confianza.