OPAL/CUARZO/MOGNO

Autor: Kevin Prados Garcia.

Los Opales, con la incursión del Mogno y elQuarzo en su territorio, son aquel grupo de canarios de color que ahora mismo, crea una distancia más grande entre jueces y criadores. Con distancia nos referimos a divergencia, no entente y sobretodo, falta de comunicación. Este artículo intentará de la manera más concreta posible abordar este asunto, aunque antes explicaremos, también de forma breve, que es lo que no haremos:
 
1. En este artículo no se abordarán cuestiones de genética, es decir, aquí no nos preocupa lo más mínimo si el Mogno o el Quarzo son o no mutaciones distintas al Opal. Solo nos centraremos en abordar aspectos técnicos, que tienen que ver con los fenotipos. 
 
2. No haremos un resumen de orígenes, evoluciones e historia de las distintas variedades que aquí se ven confrontadas, ni defenderemos la validez de unas u otras, ni siquiera nos meteremos a decir si Opales, Quarzos y Mognosson lo mismo, son diferentes entre ellos, iguales entre unos y diferentes a otros... No, creemos que nadie sabe con certeza si esto funciona de una u otra manera, y no seremos nosotros los que intentaremos sentar cátedra sobre este tema.Volvemos a repetir, este será únicamente un artículo técnico.
 
Aclarado esto, podemos pasar al tema que nos ocupa, que no es otro (porque así lo hemos elegido nosotros) que el de aclarar algunas actuaciones a la hora de enjuiciar estas variedades y fundamentar estas actuaciones que tantas polémicas acarrean. 
Comenzaré explicando algo que seguro, nos pondrá en situación para entender la magnitud del debate, y es que este año en el nacional de Talavera de la Reina me tocó enjuiciar los Negros Opal Blanco en equipos. Ninguno de los cinco equipos que enjuicié llegó a los 360 puntos, por lo cual dejé el grupo desierto. Uno de esos equipos, que en el nacional había obtenido la puntuación de 355 puntos fueCampeón del Mundo por equipos en Holanda con 370. 
Esto, trasladado a muchos de los criadores que crían Opales, Quarzos o Mognos es una historia que se repite a lo largo del Otoño-Invierno de concursos, ya sea a nivel de concursos locales, regionales e incluso nacionales.
 
*BRUNO OPAL TRADICIONAL
 
Como podemos observar, siempre estoy utilizando tres denominaciones distintas: Opales, Quarzos y Mognos, y antes de continuar deberíamos hacer la distinción: el Opal es el canario típico de esta variedad, que se caracteriza por su tonalidad azulada y su tendencia al fondo blanco. Después están losQuarzos, que son como los Opales pero tan oxidados que han perdido la tonalidad azulada, dejando el tono melánico en un gris metalizado muy oscuro. Y por último encontramos losMognos (pocos buenos pueden verse aún) que son canarios que, conservando algo parecido a la estructura del Opal ya están muy lejos por que su tonalidad casi tiende al negro, con un fondo muy blanco. Cabe decir que la pretensión del Quarzo, en un principio, es la de ser lo mismo que es el Mogno, aunque yo tengo que concretar que, por lo visto en España creo que todo aquello que viene de Sur-América (Mogno) logra con mayor eficacia llegar al extremo pretendido y todo lo que procede de Italia (Quarzo) no llega a ese extremo, por lo que a partir de ahora le daremos tratamientos distintos a Quarzo y Mogno. Como podemos ver, si hacemos caso de estas tres diferenciaciones podemos deducir dos cosas que nos aclaran el debate, a saber: que fenotípicamente, Opal,Quarzo y Mogno son distintos, y, si aceptamos esta premisa como válida, deberemos aceptar que Quarzo y Mogno no son Opal y por lo tanto, que no tiene sentido que compitan y ganen en el grupo de los Opales. Quien acepte esta premisa comprenderá, en el ámbito del enjuiciamiento del Quarzo y el Mogno en el grupo de los Opales (que es algo que sucede habtiualmente) que estos primeros no puedan obtener puntuaciones buenas, e incluso que puedan ser desclasificados, dado que siendo Quarzos yMognos diferentes al Opal, no tiene sentido que compitan en el grupo de los Opales. En segundo lugar, no demos validez a la primera premisa: la problematización más evidente sería decir que los Quarzo y los Mogno si son Opales(problematización para dar sentido a que losQuarzo y los Mogno compitan y ganen en el grupo de los Opales). Aquí yo permitiré pensar en el Quarzo como un Opal (fenotípicamente) pero no en el Mogno, dando por hecho queMogno y Quarzo son distintos. Los Mognos ya están en vías de reconocimiento mundial como nueva variedad de Canarios de Color, así pues, cualquiera que presente un Mogno en un campeonato y este sea descalificado, deberá entender porque se ha descalificado: no es lógico que una variedad en vías de reconocimiento, que es totalmente distinta al Opal y que dentro de dos o tres años tendrá un grupo para él y competirá separado de los Opales, como decíamos no sería lógico que esos ejemplares ganen hoy como Opales; dicho de otro modo: Lo que hoy gana como Opal no puede ganar mañana como no-Opal (y entendamos no-Opal como cualquier cosa distinta al Opal). Yo creo que esto es evidente y no puede acarrear demasiada discusión. En el nacional, debo añadir, a mí no me tocó enjuiciar ningún Mogno, puesto que todos los equipos que me entraron eran o bien Opales sin opalescencia o Quarzos (que puede venir a ser lo mismo, y que cada uno los denomine, de momento, como quiera). Eso sí, se presentaron Negros Mogno en otras variedades (en amarillomosaico por ejemplo) y se descalificaron puesto que se debían descalificar: repetimos, una gama que dentro de unos años tendrá un grupo para sí misma no puede ni siquiera puntuar en un grupo distinto de lo que es. En el caso de que optemos a decir que Quarzos y Mognos son lo mismo (y desde aquí no apostamos por una u otra opción, sino que ejemplificamos todos los escenarios posibles), debo aseverar que todo aquello que yo enjuicié no era ni una cosa ni la otra, pues no cumplía con la oxidación extrema del Mogno ni de lejos eran algo parecido a los Opales típicos. Si volvemos sobre nuestras palabras para rescatar lo que llamamos la primera premisa, veremos que si aceptamos Mogno y Quarzocomo lo mismo, y esto como diferente al Opal, se acabó el debate: Opales son una cosa yMognos-Quarzos otra. Siempre que en el grupo de los Opales se presenten Mognos o Quarzosestos deberán ser desclasificados, y además, el 80% de los ejemplares presentados en el último Nacional no eran ni buenos Opales ni buenosQuarzos o Mognos. Otra cosa es ponernos a debatir que hacemos con este fenotipo que ocupa el 80%de la plantilla de Negros y Brunos Opales del Nacional, y eso lo haremos hacia el final del artículo. Lo que debemos aclarar llegado este punto es que a) si Mognos yQuarzos son lo mismo, eso significa que son diferentes del Opal y que no tiene sentido que compitan en su grupo, que además b) la mayoría de los ejemplares presentados en el Nacional no eran ni buenos Opales ni buenos Mognos oQuarzos, estando eso sí, más cerca de ser buenos Mognos o Quarzos que buenos Opales, y esto lo puedo aseverar porque entre ese 20% restante sí que había buenos Opales y sí que había buenos Quarzos o Mognos. Aclarado esto acabaremos con c) aquí, repetimos, no estamos intentando defender a Mognos por delante deQuarzos o Quarzos por delante de Mognos, únicamente expresamos impresiones en relación a nuestra experiencia, que está codificada por el hecho de saber que los Mognos (procedentes de Sur-américa) son más oxidados que los Quarzos(procedentes de Italia) y que eso nos hace abrir estas dos posibilidades, la de que Mognos yQuarzos sean lo mismo o la de que Mognos yQuarzos sean distintos. 
Si optamos por la vía que defiende que Quarzoy Mogno son distintos y que el Mogno es el más oxidado y diferenciado del Opal, entonces sí quepodríamos entrar en un debate sereno y con más fundamento en el campo del Opal y el QuarzoPrimero de todo debemos hacer un acto de honestidad: todo el que sepa que cría Quarzosno puede llamarlos Opales de momento, puesto que los Quarzo son diferentes fenotípicamente de los Opales más típicos y se quiere, desde sus orígenes, que emerjan como algo distinto al Opal. Recordemos que los Quarzos (mucho más reconocibles en Negros y Brunos que en Ágatas) son una variedad, distinta o no genéticamente al Opal, que teniendo unaestructura muy parecida al de este y como mínimo, siendo alélica al último, pierde la característica principal del Opal, que es la tonalidad azul. El debate pues debe coger dos cauces distintos, de los cuales, deberemos escoger uno y eliminar el otro:
el primero es seguir diciendo que el Quarzo y el Opal son distintos. Si es así, el Quarzo(recordemos, ausente totalmente de tonalidad azul) deberá emprender su camino separado del Opal y ser reconocido por los cauces establecidos para ello como una gama distinta de todas las demás. Si escogemos este camino, acabamos rápido con el debate. Todo Quarzopresentado en el grupo de los Opales debe ser descalificado. 
El segundo camino es el de decir que losQuarzos son Opales súper-oxidados y por lo tanto, el nombre de Quarzo ya comienza a perder el sentido, pues son Opales. Si cogemos este camino nos quedan los Mogno por un lado y los Opales (pendientes de realizar un debate interno sobre lo que es un buen Opal) por otro. Pero, ¿qué pasa si aceptamos al Quarzo como Opal, lo desproveemos de su nombre, y comenzamos a debatir? Algo extremadamente sencillo, y es que o los Opales (ya muy poco vistos, esto es cierto) o los Quarzo deberían poder pasar a ser ejemplo de lo que es un mal Opal. A partir de aquí, debo decir, ya entraré en la propia opinión sobre cómo deben seguir las cosas, dado que hasta aquí, lo único que hemos hecho es hacer una reflexión lógica en voz alta, que no debería poder contradecir nadie pues no es campo de la Opinión, sino simplemente, del lenguaje y la realidad que nos ocupa. 
Lo que he visto en los numerosos enjuiciamientos de Opales que he hecho (en Negro, Bruno y Ágata) me dice que sí que hay un fenotipo completamente diferenciado del Opal típico, que es ese canario extremadamente oxidado que vemos en revistas de Sur-América y en algún concurso por aquí por España, y que después existe un fenotipo intermedio entre este y el Opal que no es ni una cosa ni la otra, que es el que más compite en el grupo de los Negros y Brunos Opales y es el que los criadores seleccionan como buenos y que de momento (porque no ha cambiado nada del estándar del Opal) no es ni un buen Opal ni un buen Mognoo Quarzo. Mi experiencia con los Ágata Opal me dice que la mutación Opal, cuando generación tras generación es cruzada en pureza (sin la utilización de portadores) siempre tomael camino de oxidar y centralizar la eumelaninay hacer que el ejemplar pierda el tono azulado. Si introducimos Ágatas Opales azules, y los cruzamos entre ellos durante años, al final obtendremos Opales que han perdido todo el rastro de azul y que han tendido casi al negro. 
Por lo tanto el debate está entre si debemos oxidar el Opal aun perdiendo el azul o debemos mantener el azul como rasgo característico del Opal (contando que hay algo, que es ese fenotipo extremadamente oscuro que llamamosMogno y Quarzo o que solo llamamos Mognoporque el Quarzo es el intermedio entre Mognoy Opal, que es diferente tanto del Opal típico como del Opal oxidado; aclaremos: que elMogno o Quarzo es más oxidado per se que cualquier Opal muy oxidado). Yo opto descaradamente por la segunda opción y lo argumentaré sobre la premisa de la dificultad. 
Volvamos a los Ágatas. Si seleccionamos en repetición de pureza, obtendremos como ya hemos dicho canarios que tienden al negro, han perdido todo rastro de azul y además por la mutación de la pluma, que logran centralizar el diseño de tal manera que obtendremos diseños estrechos, discontinuos y con un gran contraste. ¿Esto es fácil? Obviamente no, pero no es tan difícil como lo que expondré a continuación: bajo mi punto de vista, el Ágata Opal óptimo es aquel que sin perder el azul hace que lainterestría tienda al blanco y que el diseño se mantenga fino y entrecortado. Lograr este tipo de pájaros, con un diseño azul visible sobre un fondo blanco, es relativamente sencillo (o tan sencillo como es lograr un opal tremendamente oxidado con un diseño fino). Lo realmente complicado es lograr ese diseño azul visible sobre fondo blanco sin perder estrechez y discontinuidad. 
En el Negro y el Bruno también es muy complicado lograr un diseño ancho y continuo, presente en cabeza, cuello y flancos sobre un fondo azulado sin perder la tonalidad azul, y sin que este ejemplar sea demasiado diluido. Eliminar algo como la tonalidad azul de la ecuación facilita mucho el trabajo del criador, pero bajo mi punto de vista, hace que el pájaro pierda. 
Volviendo a la distancia criador-juez, creo que con estas argumentaciones queda muy claro el por qué, de cinco equipos (que enjuiciados como Quarzos si es que el Quarzo existe alguna vez como tal habrían obtenido buenas puntuaciones) que enjuicié en el nacional ninguno obtuvo más de 356 puntos, y es que presentaban una tonalidad atípica en relación a lo que es un Opal. Si al final se decide que lo que ahora llamamos Quarzo es el buen Opal, la película cambiará. Al final los que deberán decidir si el buen Opal es uno u otro son los criadores, pero estos deben ser honestos y saber que se pierde eligiendo una cosa o la otra (y que se gana). Este debate, que debe hacerse entre jueces y criadores en igualdad de condiciones, debe hacerse ya si aceptamos las premisas argumentativas que yo he dado, y deberá crearse un espacio de debate entre los dos colectivos, un debate que seguramente (y aquí deberíamos hacer autocrítica todos) que debe tener un escenario que ni el Colegio ni los criadores se han encargado de crear. 
 
A forma de resumen yo introduciría las siguientes notas breves y aclaradoras:
 
1. Damos por hecho que Opales y Mognos yQuarzos son cosas distintas, siendo Mognos yQuarzos lo mismo.
2. Si damos esto por hecho, no hay discusión posible sobre los enjuiciamientos, puesto queMognos y Quarzos son algo distinto del Opal y no pueden competir en su grupo. Por lo tanto, sería poco honesto que presentáramos Mognos oQuarzos en los grupos de los Opales y después nos quejáramos de las puntuaciones o descalificaciones obtenidas.
3. Si no damos por hecho esto, estaremos dando por hecho de que Mognos y Quarzos son una nueva manera de concebir el Opal, y por lo tanto, no tendría sentido el reconocimiento que están llevando a cabo vía C.O.M. Igualmente si fuera así, deberíamos eliminar los Opales típicos si así lo elegimos y colocar Mognos y Quarzoscomo nuevo Opal. Entonces deberían cambiarse estándares, criterios y maneras de enjuiciarlos y comenzaría a tener sentido que participaran en el grupo de los Opales. Esta parece la vía menos plausible.
 
Todo esto debería ser planteados así si solo contemplamos dos fenotipos: Opales por un lado y Quarzos y Mognos por otro que no serían otra cosa que lo mismo.
 
*BRUNO MOGNO
 
En caso de que se consideraran tres fenotipos, a saber, Opal, Quarzo y Mogno deberíamos pensar lo siguiente:
 
1. En este caso decimos que Opal, Quarzo yMogno son cosas distintas entre ellas. Mognodebería emerger como algo claramente distinto al Opal y quedaría fuera de este juego. No tendría sentido presentarlos a concursos como Opales y si se hace, deberían ser descalificados (recordemos que el Mogno está en vía de reconocimiento). 
2. El debate pues se centraría en Opal y Quarzo. Tendríamos que escoger dos vías, a) que Opal yQuarzo son cosas distintas y si esto fuera así igual que con el Mogno se acabaría el debate y además, tendríamos tres fenotipos distintos:Mognos, Quarzos y Opales, o b) que el Quarzoes la forma evolucionada y “moderna” de ver al Opal. En este caso ya no tendría sentido llamarlos Quarzos, deberían perder su nombre y pasar a llamarse Opales. En este caso nos encontraríamos con otra situación.
3. Deberíamos comenzar un debate interno al Opal en el cual se decidiera si queremos un fenotipo u otro (este debate, recordemos, está muy concentrado entorno al Negro y al Bruno). La diferencia entre fenotipos radicaría en dos aspectos básicos, que en tanto que diferentes también deben considerarse como complementarios: la oxidación y la ausencia de opalescencia o tonalidad azulada.
 
*NEGRO CUARZO